7.7.04

Estados Unidos: Dime de que presumes, y te diré de que careces.

Estados Unidos se ha nombrado a sí­ mismo como el defensor del mundo. Su intervención en ciertas situaciones ha sido valiosa; qué seria de Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial, sin el Plan Marshall, o a qué punto hubiera llegado el conflicto bélico en los Balcanes si la ONU (y con ella Estados Unidos) no hubiera intervenido. En otras ocasiones su intervención no ha sido afortunada. El embargo aplicado a Cuba desde los sesentas, ha empobrecido un paí­s pequeño que parece luchar contra el resto del mundo. Es precisamente en Cuba donde se sitúa la irónica historia.Los detenidos de la invasión a Afganistán, luego del ataque de Septiembre 11 de 2001, fueron a parar a la base naval estadounidense de Guantánamo en Cuba. Hasta el 5 de julio de 2004 (es decir hace pocos días) la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció la posibilidad de los detenidos de pedir un amparo ante una corte civil.Antes de esta resolución, los detenidos de Guantánamo estaban bajo el control del gobierno estadounidense, pero no disponí­an de ningún derecho, ni siquiera de los derechos humanos básicos.

Lo que resulta una ironí­a es que la libertad de expresión es uno de los derechos sobre los cuales se funda la Constitución de los Estados Unidos, así que negarles el derecho de expresión sería anticonstitucional.

Estados Unidos es uno de los principales promotores de los derechos humanos, y en 2004 virtualmente forzó a México a dar su voto en contra de Cuba en la comisión de derechos humanos de la ONU.

Necesitamos defender los derechos humanos, pero no necesitamos una doble moral.


Artículo relacionado

"Les détenus de Guantanamo ont le droit de se défendre" del diario francés Libération